Asegura que a corto plazo “presa” solo sirve para criadero de peces

Santo Domingo.- Como un hecho irresponsable, calificó el partido Fuerza del Pueblo, que el candidato presidencial del PRM, Luis Abinader, haya inaugurado un muro, sin concluir, de la presa de Monte Grande, asegurando que frente a un evento extraordinario, esa situación puede poner en peligro la vida de mucha gente y de propiedades, ubicadas aguas abajo del embalse.

Al mismo tiempo, precisó que, a corto plazo, en lo único que podría convertirse “esta obra” es en un criadero de peces, pues la misma no está en condiciones de cumplir con ninguno de los propósitos para los que fue concebida, inicialmente.

Hablando en rueda de prensa, los titulares de las secretarías de Obras Públicas y de Asuntos Hídricos, ingenieros Mariano Germán y Arturo Socias, presentaron un informe, en el que deploran la práctica constante de Luis Abinader, consistente en inaugurar obras por parte y a media, como es el caso del “simulacro de inauguración de la presa de Monte Grande”.

Ambos profesionales y dirigentes de la organización opositora recordaron que el 27 de febrero del año 2021, el presidente Luis Abinader se comprometió ante el país a dar terminación a la Presa de Monte Grande y sus obras complementarias, a más tardar en el mes de diciembre del año 2022.

Declararon que ese mismo compromiso fue ratificado por Abinader en fecha 18 de agosto del 2021, así como en su rendición de cuentas del 27 de febrero del 2022, donde reafirma de nuevo que la presa de Monte Grande estaría finalizada antes de que terminara el año 2022, señalando que esa obra cumpliría con los siguientes objetivos:

• Suministro de agua potable
• Control de inundaciones
• Riego para 300 mil tareas de tierras agrícolas.

En ese sentido, dijeron que el presidente Abinader dejó de lado, en ese momento, un propósito adicional de la obra, que consiste, en garantizar suministro de energía eléctrica, mediante la construcción de una Central Hidroeléctrica, como obra complementaria.

“Más de un año después y sin haber cumplido con lo que se comprometió solemnemente ante el país, el presidente Abinader se destapa con un simulacro de Inauguración, que solo la demagogia política con la que se maneja su administración y la necesidad electoral de mostrar la eficiencia que no se tiene, lo lleva a tomar la decisión de inaugurar un Muro de Presa, caso nunca visto en la historia de construcciones de igual naturaleza a nivel mundial”, resaltaron los profesionales y dirigentes políticos.

Para robustecer sus consideraciones, los dirigentes de la FP destacaron que:

1. Se inaugura un Muro de Presa inconcluso, pues el mismo carece de gran parte de los mecanismos hidromecánicos, los cuales son necesarios para su correcto funcionamiento (brazos de compuertas, compuertas, válvulas, tuberías de interconexión, entre otros), que permitan operar adecuadamente el embalse ante la ocurrencia de cualquier evento que haga necesario el desagüe seguro de la misma.

2. Carencia de conexión de energía eléctrica para el funcionamiento de los equipos electromecánicos.

3. Instrumentación incompleta, lo que impide el monitoreo permanente del comportamiento del muro durante el proceso de llenado del embalse y eventual operación. Por tanto, frente a posibles filtraciones, como de hecho está ocurriendo en el plinto de la presa (zona de contacto entre la fundación del muro y las caras o taludes laterales que conforman el dique), se dificulta su seguimiento y control, sin poner en riesgo la estabilidad de la obra.

4. El sistema de compuertas del vertedero de servicio no está en condiciones de operar porque están inconclusas.

5. En las compuertas de los desagües de fondo, desde el momento en que se inició el período de pruebas, se han presentado problemas de filtraciones que a la fecha de su inauguración no se resolvieron.

En ese sentido, la Fuerza del Pueblo señaló que el objetivo de la referida “inauguración” era crear una falsa percepción de que una obra tan apreciada y demandada, como Monte Grande, entraría en funcionamiento.

Empero, la entidad política opositora sostuvo que la realidad es otra, señalando que “lo único cierto era que estamos frente a un muro parcial y precariamente terminado, sin condición alguna para brindar ningún tipo de servicio”.

La FP destacó que se trata de un hecho vergonzoso, asegurando que, en lo único que podría convertirse en el corto plazo “esta obra” es en un criadero de peces, pues la misma no está en condiciones de cumplir con ninguno de los propósitos para los que fue concebida.

En ese sentido señaló que:

1. No puede controlar inundaciones de gran magnitud, pues la carencia de la instrumentación completa para el monitoreo permanente de la obra y de los mecanismos hidromecánicos no permiten dar seguimiento continuo al comportamiento de la obra, frente a un evento de crecida extraordinaria.

2. La obra no estará en condiciones de suministrar agua para la irrigación en el mediano plazo, pues el propio presidente dio la información de que al día de hoy el proceso de licitación para la construcción de los canales de riego todavía no se ha iniciado.

3. El suministro de agua potable, utilizando la presa como fuente de abastecimiento está lejos de alcanzarse, pues a la fecha de hoy el proceso de licitación para el diseño y la construcción de la línea de interconexión entre la presa y la Planta de Tratamiento existente del Acueducto del Suroeste “ASURO” tampoco se ha iniciado.

4. La Central Hidroeléctrica a construirse, para aprovechar las aguas del embalse, todavía es la fecha en que su localización no se ha definido. Por tanto, su proceso de diseño y construcción están por determinarse.

Los dirigentes de la FP aseguraron, tras formular sus planteamientos, que el presidente Leonel Fernández, líder de esa organización y de la oposición, tiene razón una vez más, cuando señala que el presente gobierno realiza inauguraciones de obras por pedazos y sin terminar, con el único y deliberado propósito de lograr un efecto propagandístico, convirtiendo las mismas en un engaño más a una población con carencia de todo tipo.

En ese sentido, Mariano Germán y Arturo Socias dijeron que en el presente caso, “los hechos hablan, una obra inconclusa recién inaugurada, cientos de campesinos afectados por desalojos y desprotegidos frente a un gobierno insensible y que ha convertido la mentira en un estilo de ejercicio de gestión pública”.

“Un gobierno que admite que para concluir los trabajos se necesitarán inversiones de más de 300 millones de dólares y cerca de 3 años de trabajos intensos, no es un gobierno responsable frente a una ciudadanía que demanda soluciones urgentes a sus problemas”, subrayan.

“¿Fue un error de cálculo del Presidente de la República Luis Abinader, comprometerse con la terminación de la Presa de Monte Grande y sus obras complementarias para el mes de diciembre del año 2022, y como tal, se trató de un caso aislado?, se preguntaron, respondiendo a seguida que la respuesta es no, pues a lo largo de más de tres años de gobierno, el incumplimiento ha sido su estilo, la mentira y el engaño sin reparos, es una conducta repetitiva”, agregaron.

Concluyeron señalando que ante los ojos de la población, se tienen cientos de promesas incumplidas en todas las provincias del país, obras inauguradas y no terminadas y obras abandonadas a su suerte frente a una población que demanda por ellas.

 

Secretaría de Comunicaciones
Fuerza del Pueblo